Hoy vamos a conocer algo más sobre los retablos cerámicos de Nuestra Señora de las Cruces.

Definimos el retablo cerámico devocional como todo aquel panel liso o provisto de relieve, compuesto de uno o más azulejos polícromos pintados con pigmentos vitrificables de forma artesanal y posteriormente vidriados en horno, siguiendo la técnica introducida por el ceramista italiano Niculoso Pisano a finales del siglo XV, con la representación de una imagen o escena religiosa. Su localización puede ser pública o privada, con un exorno sencillo o complejo, cerámico o no, y cuyo fin es el de promover la devoción de quien lo contemple, la sacralización de un espacio o el amparo de la imagen religiosa representada. (Martín Carlos Palomo García y Antonio Entrena Aznarte, 2008)

Según la web Retablo Cerámico, el retablo cerámico es pues, una especie de “altar público” con la representación de una imagen devocional que puede ser contemplada la mayor parte de las veces en las calles y plazas de multitud de ciudades y pueblos, bien en edificios de carácter religioso (iglesias, conventos, casas de hermandad), instituciones civiles y militares o en domicilios particulares (exteriormente en su fachada o en el interior). El material base es el azulejo plano pintado compuesto a modo de mosaico, pero generalmente acompañado de piezas modeladas y vidriadas que proporcionan al conjunto no sólo relieve sino una gran vistosidad. Su finalidad principal es la evocación de la Imagen representada, la sacralización del espacio -público o privado- o la invocación de protección o patronazgo.

Los retablos cerámicos son muy comunes en Andalucía, donde fácilmente puedes encontrar uno de estos bellos “cuadros” en las fachadas de iglesias, casas de hermandades o en cualquier calle.

En Don Benito tenemos algunos ejemplos, dedicados la mayoría de ellos a nuestra Patrona, la Virgen de las Cruces.

El primero de ellos lo encontramos, como no podía ser en otro lugar, en la entrada de la ermita de las Cruces, presidiendo la entrada al recinto encontramos este retablo cerámico.

En la Avenida de la Constitución encontramos otro retablo cerámico de Nuestra Señora de las Cruces. Como vemos, se trata de la misma imagen de la Virgen, rodeada de cuatro faroles, pero si nos detenemos y observamos más detenidamente, podemos encontrar pequeñas diferencias, en los faroles.

Nos desplazamos ahora a la Avenida del Pilar, donde encontramos otro ejemplo. En este caso, el retablo cerámico se realiza siguiendo otra técnica, y la Imagen de la Virgen de las Cruces es distinta, vistiendo un traje diferente.

Y por último, en el interior de la Iglesia de Santiago, sobre una de las pilas de agua bendita, encontramos un último retablo cerámico que representa a nuestra Patrona. Comparte con los ejemplos de la Ermita y de la Avenida de la Constitución el marco que rodea a la Imagen, siendo esta distinta.

¿Conoces algún ejemplo más? ¿Preside tu casa o patio un retablo cerámico de Nuestra Señora de las Cruces? Compártelo con nosotros en la Página de Facebook de la Hermandad o mándanos una fotografía a info@virgendelascruces.es

Fuentes: